Diferenciales

200px-residual_current_device_2poleUn diferencial, eléctrico. Ni de coche, ni d(x) ni otra cosa.
Sábado por la tarde, estamos dormitando una película en la tele mientras llueve y las niñas dicen que estudian. De pronto se va la luz. Las niñas avisan de que se ha ido la luz, una detrás de la otra. Yo ya  sé que se ha ido la luz… También me avisan de algo más urgente, se ha ido la wifi (es posible que tengan relación los dos eventos). Eso sí, nadie se preocupa de que el congelador no funciona.

Fase uno, diagnóstico. Hay que hacerse una idea de lo que pasa. Voy al cuadro eléctrico. Todo arriba menos el diferencial. Mientras que la Sra. Salamandra me dice que lo deje a ver si se arregla solo, bajo todos los magnetotérmicos y subo el diferencial. Se queda conectado. Voy subiendo los interruptores uno por uno, cuando llego al de tomas de corriente el diferencial se desconecta. La Sra. Salamandra insiste en que lo deje, las niñas dicen que tienen luz en las lámparas pero que todavía no hay wifi (¿no estaban estudiando?). Ya sé que falla algo en un enchufe, hay que saber en cual. Los diferenciales son animales de secano, no les gusta la humedad, de hecho les gusta tan poco que si hay humedad en algún punto de la instalación se desconectan. Enchufes, humedad, lluvia… Enchufes del patio, junta de goma de un enchufe del patio.

Fase dos, tratamiento. Con el diferencial desconectado abrir el enchufe, secarlo todo, montarlo otra vez y poner un poco de silicona con el dedo por encima de la junta de goma (un poco, bastante, podrida) para que no entre nada de agua.

Fase tres, susto. Levantar todos los interruptores y ver qué pasa. Como se queda todo bien soy un héroe, si se llega a quedar mal quedo como un tonto voluntarioso. Al final las niñas me avisan de que ha vuelto la luz y que hay wifi (qué tranquilidad).

 

Anuncios

Ajustar márgenes de EPUB

edit-bookA veces se tropieza por internet con libros en diferentes formatos, y pasan cosas como que el lector de libros electrónicos no los muestra bien, o que uno se hace maniático y le apetece tener toda la colección en formato epub o lo que sea.

La situación se plantea al convertir un fichero .mobi a .epub con calibre. Parece ser que por la configuración de la cubierta del libro, el conversor de calibre mete un margen enorme en el lado izquierdo. Después de un rato de investigar conseguí resolverlo con el editor de libros de calibre.

Se selecciona el libro y se pulsa botón derecho. La penúltima opción es “Modificar libro”. Se pincha en esa y se abre una pantalla como la imagen. Se selecciona un capítulo de la ventana superior izquierda y hay que fijarse en qué estilos utiliza que aparecen marcados en la ventana central como “class=calibrexx” siendo xx un número. Es cuestión de probar varios capítulos para comprobar qué estilos se usan en la parte de texto que se quiere modificar.

Una vez que tenemos los estilos identificados se abre la ventana “stilesheet.css” que está bajo “Estilos” y ahí se modifican los márgenes y la alineación de los estilos que manejan los capítulos. A mi que queda bien con la opción “0.5em”. Según aumenta el número delante de “em” aumenta el margen. En la ventana de la derecha se ven las modificaciones, así que cuando el margen izquierdo desaparece, hemos logrado el objetivo. Después sólo queda guardar y pasar el archivo al libro electrónico.

Medir ángulos en la pantalla

Woman_teaching_geometry

Mujer enseñando Geometría de una edición medieval de «Los Elementos» de Euclides

A veces hacen falta herramientas para tareas muy concretas y es complicado encontrar una solución. Hace un tiempo me dio por dedicar algo de mi tiempo libre a un simulador de vuelo. Son juegos complicados en los que enseguida te aburres de estrellar el avioncito. La solución y lo divertido es usarlo para aprender cómo se vuelan los aviones de verdad. Para eso hay que usar cartas de navegación, preparar el vuelo y cosas de esas. Estando en esos líos de pronto te das cuenta de porqué en las pelis de barcos siempre hay compases y reglas en los mapas. Y la cosa es que para jugar un rato no te vas a comprar las cartas de navegación en papel, sobre todo cuando las hay disponibles online gratuitamente en Skyvector.

Ahí está el problema. Medir ángulos en la pantalla es un rollo, siempre se puede poner el transportador de las niñas encima, pero queda muy poco profesional. Stellarium, el programa de astronomía, mide ángulos, pero no se puede usar para eso. Buscando soluciones encontré diferentes aproximaciones. Una capturar la pantalla y usar un programa de dibujo tipo GIMP para medir los ángulos. Es un poco engorroso.

Dos  más sencillas:

  • OnScreenProtractor: Es un applet de java que abre una ventanita transparente, se coloca el centro y se mueve el segmento para medir el ángulo. Funciona bien en windows, pero en linux hace cosas raras.
  • MB-ruler para Chrome: Es una extensión para el navegador y permite medir ángulos y distancias en una página web. Esta sí funciona bien en linux.

Si alguien necesita medir qué ángulo forman lineas en la pantalla ya sabe cómo hacerlo (me estoy acordando del documental sobre Rennes-le-Château y del cuadro de Poussin).

Ebooks y configuraciones

14758Dice la Sra. Salamandra que me regala un libro electrónico, y ahora viene el lío. Con luz, sin luz Kindle, no Kindle etc. Y lo peor es que se ha liado con los precios y los que tienen luz son más caros de lo que se piensa. A ver en qué termina todo esto.

Por otra parte la configuración del trackball que tenía en el blog empezó a fallar, y cuando intentaba hacer scroll con la bola y el botón pequeño izquierdo hacía “página anterior”. Así que busqué otra forma de configurarlo para que no de la lata (y no la da). El truco está en poner dos “2” seguidos al final del “ButtonMapping” para que el botón pequeño izquierdo conecte el scroll.

Hay que añadir a /etc/X11/xorg.conf.d/ un fichero de nombre 50-marblemouse.conf que contenga lo siguiente:

# Configuracion logitech peq. iz scroll, peq dcho. click central
Section “InputClass”
Identifier “Marble Mouse”
MatchProduct “Logitech USB Trackball”
MatchIsPointer “on”
MatchDevicePath “/dev/input/event*”
Driver “evdev”
Option “ButtonMapping” “1 8 3 4 5 6 7 2 2”
Option “EmulateWheel” “true”
Option “EmulateWheelButton” “8”
Option “ZAxisMapping” “4 5”
Option “XAxisMapping” “6 7”
Option “Emulate3Buttons” “false”
EndSection

Y lo dejo aquí para no tenerlo que buscar en otro sitio.

Piedras blancas

pierasQuedan guay las piedras blancas en los jardines. Dan un aire zen-chill-out-diseño-total-de-la-muerte-que-te-cagas, o parece que ha venido un decorador de esos que te cobran más que un restaurante de lujo.

Y resulta que cuando pusimos dos enormes macetas con palmeras en el patio me di cuenta de que las piedras blancas son imprescindibles. Las dos macetas miden un metro de diámetro cada una y están en uno de esos pasillos que funcionan como un túnel de viento. El problema es evidente, constantemente se sale tierra de las macetas, y el patio se pone hecho una pena (suele estar hecho una pena, pero con la tierra es una pena terrible).

Las piedras blancas evitan que la tierra se vuele, y además son bonitas y como las compré en un almacén de materiales de construcción salieron muy, pero que muy baratas. Y eso de Piedras blancas suena como un pueblo de Juego de Tronos, y me gusta.

Los Pierre Hermeses

2013-12-08 17.51.37Segundo asalto.

Ya había intentado hacer los croisants, pero me puse una tarde de domingo pensando que se podían acortar los tiempos, y no se puede. De hecho los alargué porque nos fuimos de excursión y estuvieron reposando un día entero.

Así que el domingo saqué la masa, la estiré y la dejé crecer antes de meterla al horno. Cuando los saqué los pinté con jarabe, que es como están en la foto. Y nos los tomamos para merendar calentitos. Hacía mucho que no veía a la Sra. Salamandra comer con auténticas ganas y las niñas se comieron los dos primeros sin hablar.

Ahora la Salamandrita pequeña quiere que haga macarones, los probó en la excursión y dice que tenemos que hacerlos.

Gracias a Pepinho por la receta.

Ya están aquí los pizzeros…

pizza_later_wide♪Ya están aquí los pizzeros

♫Ya están aquí…

♪Pa que usté lo pase bien con la pizza cojonuda…♫

Pongan música de Rosario Flores y ya está.

El domingo por la tarde me puse a hacer pizza, «from scratch» como dice la Salamandra pequeña, haciendo la masa y todo. La idea era hacer pizza de masa fina, que es la que le gusta a la Sra. Salamandra. Y después de buscar varias recetas encontré la siguiente:

300 gr de harina, 150 gr de cerveza, 20 gr de aceite de oliva, 10 gr de sal. Para esto la función de tara del peso de cocina es lo mejor. Se pone el bol, se le da a tara y se pone a 0, después de añadir cada ingrediente se va pulsando tara para poner a 0 y no tener que molestarse en sumar. Se amasa y se deja reposar una hora. 150 gr de cerveza es media lata de Alhambra especial, mientras amaso me tomo la otra media. Mientras reposa me llevo a la perra de paseo.

De ingredientes, 5 lonchas de jamón cocido, 4 champiñones portobello, ½ paquete de mozarella rayada, 1 bola de mozarella, tomate frito, oregano. Pusimos el tomate, la mozarella rayada, el jamón y los champiñones y de remate rodajas de mozarella para adornar.

Salió una pizza del tamaño de la bandeja del horno, finita y ligera. La Sra. Salamandra preguntó de qué marca era el jamón. Ante la respuesta «Campofrío» preguntó: ¿Tienes una idea de por cuanto puede haber salido la pizza? le respondí que si quería que incluyese la electricidad del horno y la mano de obra, teniendo en cuenta que yo le iba a cobrar 120€/h que es o era la tarifa estandar de consultor y que a la niña le iba a tener que pagar en negro por lo de la explotación infantil. Se calló y siguió comiendo.

No se puede hablar de fallos cuando nadie hablaba en la mesa y la bandeja se quedó vacía, pero la próxima vez tengo que poner menos tomate y me gustaría comprar una bandeja de rejilla para que quede más crujiente.

El cuadro de la pizza es de Sara Caron.