Colirrojo tizón

colirrojoUn pájaro, negro, mancha blanca en las alas, cola naranja. Los veo muchas veces cuando salgo a pasear con la perra. Ni idea de qué pájaro es. Miro un día en la guía de aves y no lo encuentro. Busco en internet y no consigo ver nada parecido.

Hace unos días busco otra vez en la guía para ver algo sobre los petirrojos. Me encuentro al pajarito en la parte izquierda de la página. No sé si el dibujo me miraba con cara extraña. Parece imposible que no lo viese la otra vez.

Colirrojo tizón. Me alegra encontrarlo, me enfada no haberlo visto a la primera. Me gusta tener algo que buscar, algo que se esconda.

Me entra un poco de miedo. ¿Habrá algún día que vea algo nuevo y no tenga la necesidad de buscarlo? Espero que no.

La foto es “prestada” de este blog.

Anuncios

Diferenciales

200px-residual_current_device_2poleUn diferencial, eléctrico. Ni de coche, ni d(x) ni otra cosa.
Sábado por la tarde, estamos dormitando una película en la tele mientras llueve y las niñas dicen que estudian. De pronto se va la luz. Las niñas avisan de que se ha ido la luz, una detrás de la otra. Yo ya  sé que se ha ido la luz… También me avisan de algo más urgente, se ha ido la wifi (es posible que tengan relación los dos eventos). Eso sí, nadie se preocupa de que el congelador no funciona.

Fase uno, diagnóstico. Hay que hacerse una idea de lo que pasa. Voy al cuadro eléctrico. Todo arriba menos el diferencial. Mientras que la Sra. Salamandra me dice que lo deje a ver si se arregla solo, bajo todos los magnetotérmicos y subo el diferencial. Se queda conectado. Voy subiendo los interruptores uno por uno, cuando llego al de tomas de corriente el diferencial se desconecta. La Sra. Salamandra insiste en que lo deje, las niñas dicen que tienen luz en las lámparas pero que todavía no hay wifi (¿no estaban estudiando?). Ya sé que falla algo en un enchufe, hay que saber en cual. Los diferenciales son animales de secano, no les gusta la humedad, de hecho les gusta tan poco que si hay humedad en algún punto de la instalación se desconectan. Enchufes, humedad, lluvia… Enchufes del patio, junta de goma de un enchufe del patio.

Fase dos, tratamiento. Con el diferencial desconectado abrir el enchufe, secarlo todo, montarlo otra vez y poner un poco de silicona con el dedo por encima de la junta de goma (un poco, bastante, podrida) para que no entre nada de agua.

Fase tres, susto. Levantar todos los interruptores y ver qué pasa. Como se queda todo bien soy un héroe, si se llega a quedar mal quedo como un tonto voluntarioso. Al final las niñas me avisan de que ha vuelto la luz y que hay wifi (qué tranquilidad).

 

De concierto

Me acuerdo del penúltimo concierto al que fui por iniciativa de las niñas y de la Sra. Salamandra. Lo dije mil veces, os acompaño y hago de chófer y no entro. Me hicieron entrar y me aburrí como una pera limonera. De hecho, me dijeron que no íbamos juntos a más conciertos. Desde luego no tampoco estaba dispuesto a ir.

Hace como un mes la salamandrita pequeña avisa de que viene Alan Parsons a España. Cerca del cumple de la Sra. Salamandra, que pensaba que no iba a poder verlo en directo en su vida. Se compran las entradas (para dos) de las mejorcitas, que son un regalo y preparamos un viaje a Madrid.

Yo amorticé el precio de la entrada al ver la cara de mi mujer cuando la senté en la fila 5. A partir de aquí les dejo esta crónica tan buena. Sólo añadir que cuando escribe lo de “Mientras, delante del escenario, algunos no desfallecían y cantaban desafiando a la climatología.” Somos la Sra. Salamandra, un par de galllegos y yo que no nos movimos de ahí hasta que nos echaron. Y nos trajimos de recuerdo una púa de guitarra de Alastair Greene.

Tú que sabes cosas del cielo…

Red_and_green_auroraEl sábado vinieron mis suegros a casa, teóricamente a merendar helado (muy buena idea para un diabético y una intolerante a la lactosa). Lo de la lactosa se arregló con un helado sin lactosa, lo del diabético pensando en que si tienes 91 años y de las pocas cosas que te motivan es comer tampoco es plan de estar fastidiando todo el día.

Las tardes de verano son largas, a veces demasiado largas y entre una cosa y otra terminamos cenando (un poco como el anuncio ese de los quesos). Es curioso ver como mi suegro que en su casa dice que no cena o cena muy poco se comió un sandwich, ensalada, queso y otro helado.

Con la cena casi terminada y con el sol ya puesto empiezan a verse las primeras estrellas. De hecho la primera, que era Antares, las demás «estrellas» eran Saturno, Júpiter y Marte. Aprovecho para contarle a mi suegra que son planetas y no estrellas y entonces viene lo del título: «Tú que sabes cosas del cielo… ¿Qué fue lo que vimos un día por la noche durante la guerra que el cielo parecía una cortina roja?»

Después vino una explicación detallada de cómo una vecina muerta de miedo se vino a su casa y de cómo estuvieron discutiendo que podría ser aquello, un bombardeo, algún incendio o la ira de Dios. Y también de cómo decidieron que ante cualquiera de las posibilidades que se planteaban lo mejor era rezar y que así estuvieron hasta que la luz roja desapareció.

Y lo más curioso es que sí que sabía que ocurrió una noche de 1938, porque hace tiempo lo escuché en la radio. En enero del 38 hubo una aurora boreal que se pudo ver hasta Andalucía. Buscamos en google y le enseñamos una foto para que la identificase. Efectivamente era lo que vio. Lo que yo no sabía yo era que lo de rezar el rosario no era tan mala idea.

Vuelta a la casilla de salida

ocaY aquí estamos. De vuelta en la casilla de salida.

WordPress recuerda que aunque el primer post del blog fue el 5 de marzo, el alta del blog fue unos días antes, tal día como hoy. Y es curioso, porque el blog empezó en blogspot y después lo traje aquí. Y van ya nueve años.

Y tengo días que parece que estoy empezando otra vez.

Por otra parte en el trabajo necesito una base de datos. Lo fácil sería hablar con los informáticos para que la hagan, lo difícil conseguir que la hagan. Así que otra vuelta a la casilla de salida. igual que hace 14 años más o menos en los que tuve que hacer una base de datos para algo parecido, sin tener ni idea de access, y peleando con la ayuda del programa (que estaba mal) y con las comas y los puntos y coma. Ahora no es access, es libreoffice base y llevo como 4 manuales. Los básicos no me sirven, por demasiado simples, de los avanzados algunos dan por supuesto que se sabe hacer de todo, otros dan saltos al vacío y otros usan directamente SQL. Y cuando pego una secuencia de comandos funciona, pero cuando quito algo en la secuencia da un error. Y sé que es una coma, un punto y coma o un paréntesis, y hay que encontrarlo. Como hace 14 años más o menos.

Feliz cumpleaños al blog y gracias por pasar por aquí.

El premio

220px-Cervates_jaureguiIba yo en el coche el lunes a una reunión que se suponía muy importante y que resultó en lo de siempre. Dos horas de coche para arriba y dos horas para abajo, todo ello para tres horas de reunión (tengo que pasar las dietas, que de momento he adelantado la gasolina). Anuncian en la radio el ganador del premio Cervantes y me viene a la cabeza un relato de ciencia ficción…

Año dosmil y pico (siendo pico un año mayor de 26) Google ya ha comprado Apple, Microsoft y el gobierno de varios países pequeños. En su plan de expansión, mezclado con las compras de la deuda de todos los países europeos y por lo tanto su control de facto, se incluye el fomento de la cultura. Los jefes deciden dar un premio literiario, pero también deciden hacer uso de la información de la que disponen sobre sus usuarios (android, apple y microsoft debe ser el 101% de la población, bueno, no, estamos los del linux, pero muchos usamos android y estamos pillados..) y sus algoritmos predictivos, sí esos que te dicen lo que estás buscando.

El resultado…

A las 9:00 suena el telefono.

—Siiii.

—Buenos días y enhorabuena, el jurado del premio Cervantes le ha designado ganador de este año.

—Imposible, yo no he escrito nada en mi vida, y no me voy a poner ahora.

—Disculpe, pero el jurado ayudado por el algoritmo de búsqueda ha determinado que usted es el candidato con mayor probabilidad de escribir una obra literaria que contribuya a enriquecer de forma notable el patrimonio literario en lengua española.

—¡Qué no! ¡Que soy escayolista!

—Precisamente, el jurado y el todopoderoso algoritmo han determinado que su obra literaria todavía no escrita  contribuirá a enriquecer de forma notable el patrimonio literario en lengua española. Y si usted es escayolista no sabe de esto más que el algoritmo y el jurado.

—Mire, yo me tengo que ir a trabajar.

—Hoy no va a poder, dentro de unos minutos comenzará a llamarle la prensa y tendrá que atenderlos.

—Yo no voy a …

—Son 125000€. Ya se lo hemos ingresado.

—¿Coomo?.

—¿Se refiere a cómo lo hemos hecho? El algoritmo conoce su cuenta, su tarjeta de crédito, lo último que ha buscado en internet. Con eso nos sobra para hacerle una transferencia.

—¿Dinero, banco?

—Claro, no esperaría usted que una persona que potencialmente contribuirá a enriquecer de forma notable el patrimonio literario en lengua española quede sin el debido reconocimiento por parte de la sociedad, el jurado y el todopoderoso algoritmo.

—Me va a terminar liando. ¿Qué se supone que tengo que hacer?

—Nada. Si usted no cambia, con el tiempo, contri…

—…buiré a enriquecer de forma notable el patrimonio literario de la lengua española. Pero, ¿no se dan cuenta de que acaban de cambiarlo todo? Yo no tenía un duro y me acaban de ingresar un pastón.

—No discuta. El algoritmo lo sabe todo, controla todo y con seguridad ha tenido en cuenta todas estas nimiedades.

—Me rindo, si deja de decirme lo de contribuir de forma notable…, acepto el premio y me pongo a escribir esta misma tarde, ¿Times roman 12?

—La letra que prefiera, buenos días.

—Buenos días.

Volvieron

Swallows 2… Las oscuras golondrinas a la esquina de la puerta su nido a reocupar.

Llevaban desde el fin de semana volando alrededor del nido. Esta mañana he visto que habían dormido dentro.

No sé si tienen relación con la pareja de otros años, pero ya están en casa. Y me gusta que vuelvan, aunque me llenen la entrada de mierda y aunque después tenga que fumigar para matar las pulguitas que tienen.

Pero ver como crecen los pollos y como los padres se turnan para traerles comida me resulta agradable, esperanzador y me anima.

El cuadro es de Eleanor Ludgate.