Día de Venus

Ferri_roberto_Maledizione di venere.jpg

La Maldición de Venus de Roberto Ferri

Anuncios

Abierto tras vacaciones

open Que no han sido en realidad tan largas. He estado trabajando un par de semanas para luego seguir. Y ahora me ha tocado volver, mañana es fiesta local, voy a programar una venus porque sino parece que no he vuelto.

Y llevo casi toda la semana viendo a un informático resolver el desastre que se organizó en el ordenador que no era capaz de arrancar cuando volví el lunes. Y lo peor es que podría haber reinstalado en menos de la mitad de tiempo, pero por cabezonería se empeñó en arreglarlo y así hemos estado todo este tiempo.

Podría contar que la Salamandrita mayor aprobó selectividad (que ya no se llama así) y que entró en la carrera que quería, que como premio nos fuimos de concierto a ver al cantante que le encanta (a un precio desorbitado)y que he conseguido leer doscientas y pico páginas del «Libro de los caídos» de Steven Ericsson que es bastante difícil en inglés.

A ver si me animo y retomo el blog con ganas.

Hecho y por hacer

152730867_10b2871596_oHecho: actualizar los ordenadores a Fedora 26 (la primera que instalé fue la versión 2 a dos versiones por año son 13 años).

Hecho: engancharme a 0ad, un juego estilo Age of Empires. Y no debería. Además pierdo casi siempre.

Hecho: programar la venus de mañana.

No hecho: seguimos esperando que admitan a la Salamandrita mayor en la carrera grado que le gusta.

No hecho: sigo atascado con varias cosas de trabajo. Como con el blog.

No hecho: no tenemos decididas las vacaciones, ni fecha, ni sitio, ni nada.

Las nubes son de Jeff Kubina, que las deja usar si digo que son suyas.

La bendita rutina

Power_of_Death_by_William_Holbrook_Beard,_c._1889-1890,_oil_on_board_-_Fogg_Art_Museum,_Harvard_University_-_DSC01195

El poder de la muerte de William Holbrook Beard

Y qué quieren que les cuente, duró poco, parece que no sufrió, y al final terminé de leer el último libro de noche en el tanatorio mientras todos los demás  (que tampoco eran muchos) dormían.

Que lloramos, que puse en la misa la música que a él le gustaba, que las niñas no terminan de entenderlo.

Que hice lo que pude para ayudar, que no sé si fue bastante y que ahora tengo a una familia que llora a la mínima ocasión. Sé que es lo normal, ya lo viví antes.