Día de Venus

meinelt_carl_bathing-venus

Baño de Venus de Carl Meinelt

Anuncios

Diferentes puntos de vista

ballot-box-32384_960_720Y debe ser importante. Todo el mundo habla de ello y seguro que para los que salen en la tele debe ser la leche, el momento histórico y todo lo demás.

Pero hoy de forma tragicómica me gustaría aportar dos puntos de vista. Lo «tragi» viene de mi suegra, que piensa que todo esto puede dar lugar a una guerra civil y ante eso está convencida que es mejor morirse. Es el punto de vista de una mujer mayor que vivió la guerra y la postguerra y que desde luego no lo pasó bien.

La parte cómica viene de la Salamandrita pequeña, que a sus quince inconscientes años baja uno de estos días a desayunar y pregunta que qué partido ha quedado 1-O.

Hay un anexo friki que aporto yo mismo en el que me quejo del uso de letras para los meses y de que deberían usar una tipografía de programación para diferenciar el cero de la o mayúscula.

Primer día

back-to-school-2629361_960_720Lágrimas y lágrimas. Es lo que me mando por wassap la Salamandrita pequeña cuando acompañó a la hermana y a la Sra. Salamandra a la residencia universitaria.

Cosas de la vida. Recuerdo el primer día de preescolar (me tocó a mi llevarla) y ahora estamos viendo como empieza la universidad.

Y me viene a la cabeza otro recuerdo. El día que llegamos a casa con la Salamandrita pequeña le dije a mi mujer que si se daba cuenta que la habíamos convertido en una niña grande de golpe. Y así, a golpes nos vamos dando cuenta de que el tiempo pasa.

Abierto tras vacaciones

open Que no han sido en realidad tan largas. He estado trabajando un par de semanas para luego seguir. Y ahora me ha tocado volver, mañana es fiesta local, voy a programar una venus porque sino parece que no he vuelto.

Y llevo casi toda la semana viendo a un informático resolver el desastre que se organizó en el ordenador que no era capaz de arrancar cuando volví el lunes. Y lo peor es que podría haber reinstalado en menos de la mitad de tiempo, pero por cabezonería se empeñó en arreglarlo y así hemos estado todo este tiempo.

Podría contar que la Salamandrita mayor aprobó selectividad (que ya no se llama así) y que entró en la carrera que quería, que como premio nos fuimos de concierto a ver al cantante que le encanta (a un precio desorbitado)y que he conseguido leer doscientas y pico páginas del «Libro de los caídos» de Steven Ericsson que es bastante difícil en inglés.

A ver si me animo y retomo el blog con ganas.